NAVEGAR POR RIOS

———————————————-

(en preparacion)

Tras viajar en tren, mi segundo sistema favorito de transporte es el barco por el rio. Es romantico, utilizado por los antiguos viajeros, donde casi siempre se ven las dos orillas del rio con aldeas y nativos, y nunca te mareas.

Detallo aqui abajo los 20 rios mas largos del planeta (en negrita por los que he navegado):

1 - Amazonas: 7.062 kilometros de longitud

2 – Nilo: 6.853

3 – Yangtze: 6.300

4 – Misisipi – Misuri: 6.275

5 – Yenisei: 5.539

6 – Amarillo: 5.464

7 – Obi: 5.410

8 – Mekong: 4.880

9 – Congo: 4.700

10 – Amur: 4.444

11 – Lena: 4.400

12 – Mackenzie: 4.241

13 – Niger: 4.200

14 – Parana: 3.940

15 – Volga: 3.645

16 – Shatt al-Arab / Eufrates: 3.596

17 – Murray – Darling: 3.370

18 – Yukon: 3.186

19 – Indo: 3.180

20 – San Francisco: 3.180

El rio mas largo de España, y de toda la Peninsula Iberica, es el Tajo, con 1.007 kilometros de longitud, y se halla en el puesto numero 111. En Europa, el rio Volga es el mas extenso y ocupa el numero 15 a nivel mundial.

Sin embargo, el navegar por rios mas pequeños tambien proporciona un gran gozo viajero.

Para animar a adoptar, siempre que sea posible, este medio de locomocion tan autentico y antiguo, aqui a continuacion describo por orden cronologico las sensaciones y aventuras que he experimentado en los 20 viajes mas entrañables que he realizado por barcos fluviales (acompañados de una foto):

1 – Rio Yangtze (China), año 1982:

 

 El puente sobre el rio Yangtze en Nanjing. Hasta los chinos tomaban fotografias. Me tomo unas dos horas recorrerlo a pie, ida y vuelta

2 – Rio Dulce (Guatemala), año 1984

 

3 – Rio Escondido (Nicaragua), año 1984:

4 – Rio Nilo (Egipto), año 1984:

En Luxor, unos viajeros franceses (curiosamente ambos llamados Denis) y yo nos encargamos de visitar varios albergues de mochileros de la ciudad buscando compañeros para abaratar el coste de una felucca escalando en Esna, Edfu y Kom Ombo, hasta llegar a Aswan, lo que nos tomaría cinco días de travesía con cuatro noches.
Al final convencimos a un australiano y a dos chicas alemanas. Y al zarpar, justo coincidimos en el río con otro grupo de turistas que había alquilado otra felucca, con una tripulación compuesta por cuatro chicas islandesas, una sueca, un francés, un danés y un estadounidense. Así que navegaríamos juntos y las noches nos pararíamos para cenar, hablar, bailar y admirar el cielo estrellado.

A cargo de cada felucca iban dos “feluqueros”, quienes se encargaban de la navegación y de pescar peces en el río y cocinarlos para la cena. Como la chica sueca era la única rubia, además de algo frívola, los cuatro feluqueros se volvían locos por ella y la colmaban de atenciones.
Bebíamos agua del Nilo, comíamos ful a base de habas chafadas, o bien hacíamos paradas y agarrábamos dátiles para el desayuno. Era yo precisamente el encargado de trepar a las palmeras por ser el más delgado de los catorce turistas (en aquellos años era vegetariano).
Las islandesas se pasaban el día cantando, los tres franceses hablaban en francés entre ellos de sus viajes alrededor del mundo, lo mismo que las dos chicas alemanas lo hacían en alemán, yo jugaba al ajedrez con el danés, el australiano y el estadounidense, mientras que la sueca flirteaba todo el tiempo con los cuatro feluqueros, que se la rifaban para bailar con ella por las noches.
Los tres templos adonde paramos eran formidables,

En Edfu vimos el templo dedicado a Horus, el dios halcón. Tras el de Karnak es el segundo templo más grande de Egipto.
Aunque tal vez el templo que nos causó más impresión de ese viaje fue el último, el doble templo de Kom Ombo (dedicado al dios cocodrilo Sobek), tal vez por hallarse a orillas del río Nilo, lo cual le confería una belleza adicional.

Llegamos con pena a Aswan. Ese viaje en felucca había sido inolvidable para todos nosotros.
Todos nos separamos, aunque días más tarde casi todos nos volveríamos a ver al visitar Abu Simbel.
La chica sueca regresaría esa misma noche a Luxor en felucca con los cuatro feluqueros.
Denis, uno de los franceses con ese nombre, me escribió meses más tarde y me regaló la foto que aquí muestro. Él siguió viajando hasta que al año siguiente encontró el amor en la isla Mauricio y se casó con una chica india que se llevó a Francia.

Aparezco sobre una felucca junto a los feluqueros

5 – Rio Amazonas (Brasil, Colombia, Peru), año 1986 y 2016:

6- Rio Paraguay (Argentina, Paraguay), año 1986:

7 – Rio Mekong (Thailandia, Laos), año 1987:

8 – Rio Irrawady (Myanmar), año 1987:

9 – Rio Kerala Backwaters (India), año 1989:

10 – Rio Ganges  (Bangladesh), año 1989:

El viaje que realicé en 1989 en un viejo ferry japonés, que los nativos llamaban “Rocket”, desde la ciudad de Khulna hasta Dhaka, vía Mongla, Barisal y Chandpur, significó una de las más accidentadas travesías de mi vida, en especial cuando el ferry abandonó el río Pashur (un tributario del Ganges) y salió al mar abierto, a las aguas de la Bahía de Bengala, donde a punto estuvo de zozobrar. Nadie durmió esa noche, sino que se ataba con correas a sus camas para no caer al suelo; todos rezaban a Alá. El capitán ordenó lanzar anclas y permanecimos detenidos hasta la madrugada. El trayecto, en vez de durar 24 horas, según programado, tomó 48 horas de tiempo.
Por la mañana cesó la lluvia, las aguas se tranquilizaron, el viento amainó y todos respiramos tranquilos.

Yo no sabía en aquellos tiempos que ese ferry penetraba en el corazón de los Sundarbans, pues ese territorio tan especial por albergar la mayor cantidad de manglares del planeta fue sólo declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1997.
Los únicos extranjeros a bordo éramos un joven australiano y yo. Habíamos pagado la tarifa mínima, sólo 67 takas por el pasaje, incluyendo las comidas (diminutas). Al ser extranjeros, tuvieron la deferencia de permitirnos dormir en el salón de primera, junto a los bangladesíes ricos, en vez de en la cubierta o en la bodega, donde dormían hacinados miles de pasajeros. También podíamos subir al puente a placer para conversar con el capitán y tomar té con él.

La travesía fue bella. Pasábamos junto a poblados a orillas del río Pashur, que a veces entraba en el rio Shibsa, y veíamos cómo sus gentes se dedicaban al cultivo del arroz, recogían fibra de yute, o pescaban. Todos nos saludaban al pasar. No vimos ninguno de los 400 tigres de Bengala que moran en los Sundarbans, sino aves y más aves. Algún pasajero que otro aseguró haber divisado ciervos y cocodrilos.

Una vez en Dhaka, la empleada de la Oficina de Turismo nos informaría al australiano y a mí, que ese trayecto en barco Khulna – Dhaka que acabábamos de finalizar, es el más peligroso del mundo, pues cada año se cobra la vida de aproximadamente 1.000 pasajeros debido a naufragios.

11 – Rio Volga (Rusia), año 1990:

12 – Rio Sepik (Papua Nueva Guinea), año 1991:

13 – Rio Niger (Mali), año 1992:

14 – Rio Katun (Rusia), año 1993:

15 – Rio Garona (Francia), año 1998

16 – Rio Churun (Venezuela), año 2005:

Por el equivalente en bolívares a 200 dólares americanos (claro, comprando los bolívares en el mercado negro) adquirí en la Posada Don Carlos (maravilloso edificio de madera, estilo colonial) de Ciudad Bolívar la siguiente excursión al Parque Nacional Canaima  navegando por el rio Churun:
– Primer día: Vuelo Ciudad Bolívar – Canaima. Excursión en lancha por el rio Churun a los alrededores del Salto Ángel
– Segundo día: excursión en lancha (6 horas) por el rio Churun y senderismo a la piscina formada por la caída de las aguas del Salto Ángel, tiempo libre para colocarse debajo de las aguas del Salto Ángel, nadar y disfrutar
– Tercer día: regreso al aeropuerto por el rio Churun y vuelo Canaima – Ciudad Bolívar
Al tour se apuntaron dos turistas de Austria y una chica francesa.
El vuelo a Canaima fue sobrecogedor. Admiramos tepuis y el Salto Ángel a poca distancia.

Dormíamos en un campamento de hamacas y las tres comidas estaban incluidas. Siempre íbamos acompañados de un guía, un muchacho joven que, tras la cena, nos contaba historias acerca de la vida y costumbres de los indígenas que viven en la selva, en los alrededores del Salto Ángel.
No tuve la suerte de visitar ese lugar cuando el chorro es poderoso, pero igualmente me di por satisfecho con la excursión, sobre todo por los recorridos por el rio Churun.

El explorador almeriense Fernando de Berrío, que también sería gobernador de la Provincia de Guayana, fue el primer occidental en contemplar el llamado Salto Ángel en una de sus veinte expediciones, entre finales del siglo XVI e inicios del XVII, a la búsqueda de El Dorado. Ya en pleno siglo XX (en 1927) el Salto Ángel sería redescubierto por el español Félix Cardona Puig (capitán de la Armada venezolana) y su compañero explorador Juan María Mundó Freixas (ambos de Barcelona).

Sin embargo, en 1937 el piloto estadounidense Jimmie Angel sobrevolaría (en compañía de Cardona) ese salto y lo popularizaría después. No llego a comprender por qué al actual Salto Ángel no se le llama Salto Berrío, o Salto Cardona, cosa que sería más justa.

17 – Rio Lena (Rusia), año 2008:

En Yakutsk debía esperar durante siete días el permiso militar para embarcarme por el Río Lena hasta la ciudad prohibida y militar de Tiksi, en el Océano Glacial Ártico, base de los famosos y bellísimos aviones Tupolev Tu-95, llamados Bear (Oso) por la OTAN.
¿Cómo emplear esos días de manera provechosa? Fui al puerto fluvial y acabé comprando un tour de tres días con dos noches al Parque Natural de los Pilares del Lena. Aunque adquirí tercera clase en un camarote comunal con varias literas, una vez en el barco MEKHANIK KULIBIN los amables grumetes me instalaron en una suite individual.
Zarpó el barco a media tarde y los pasajeros se reunieron al poco rato en una sala con karaoke, donde se pusieron a cantar y a beber vodka sin coerción. No me extrañó esa actitud pues ya sabía sobre la afición a empinar el codo en Rusia…. ¡pero…! … ¡No había allí ni un solo ruso! todos los 50 pasajeros eran yakutos, sin excepción, incluidos el capitán y sus grumetes, a pesar de que los rusos constituyen aproximadamente un 50 por ciento de la población en la República de Sakha, o Yakutia.

-¡Qué raro! -pensé- ¿Por qué los rusos no se interesan en visitar los Pilares del Lena?
Entre ellos utilizaban el idioma yakuto, emparentado con el mongol y hasta con el turco. Pero al dirigirse a mí, por deferencia, usaban el ruso.
Una de las canciones que cantaban repetidamente, con letra parecida a un villancico español, llevaba un estribillo que, traducido, decía así:
– … beben y beben y vuelven a beber, los yakutos en el río por ver al sol nacer… lalala… lalala…

Por la mañana atracamos en una orilla del río Lena. Desembarcamos y me uní a un pequeño grupo de yakutos muy jóvenes que deseaban escalar a un pilar para obtener una vista panorámica del entorno. Los yakutos mayores se dedicaron a colocar cintas de colores en los árboles y a regar con vodka una estatua de un gran tótem de piedra.
Desde allí en lo alto de un pilar la vista era soberbia. En un par de ocasiones fuimos sobrevolados por dos aviones “Oso”. Estaba sobrecogido.
Los jóvenes yakutos me contaron que el río Lena es el décimo más largo del mundo y que el presidiario, y posteriormente revolucionario, Vladimir Ilich Ulianov, tomó del nombre de ese río su apodo de Lenin.
Los indios que cruzaron el Estrecho de Bering para instalarse en América erigían también tótems como recordatorio de los de los Pilares del Lena, pues ése era un sitio religioso para ellos, y aún hoy.

Me quedé cerca de media hora con los jóvenes yakutos, hasta que decidimos bajar. Una vez en la orilla del río observé la presencia de dos nuevos yakutos. Eran chamanes y vestían de manera especial; él de inmaculado color blanco, y ella de verde botella. Comprendí entonces que aquello era un centro de ceremonias chamanes.
Los chamanes prendieron fuego con unas astillas y leña (más algo de vodka) y comenzaron a danzar alrededor de la hoguera con los brazos extendidos y, dirigiéndose al gran tótem de piedra, gritaban:
– … ¡UUUUUUUHHHHHHH! … ¡UUUUUUUHHHHHHH!
Aquello duró más de una hora. La mujer del chamán se pasó todo el tiempo interpretando música por medio de un khomus, o un arpa de boca, y el chamán pintó con tiza negra de la hoguera la punta de la nariz y la frente de todos los yakutos participantes en el rito.
Yo me sentía en un estado de estupor, asombrado a más no poder por todo cuanto estaba presenciando.
Al acabar las danzas y los cantos guturales bebieron más vodka; me pareció que estaban todos mesmerizados.

A media tarde regresamos al barco y de nuevo todos se entregaron a beber vodka y a cantar:
– … pero mira cómo beben los yakutos en el río, pero mira cómo beben por ver al sol nacido… beben y beben y vuelven a beber, los yakutos en el río por ver al sol nacer… lalala… lalala…
A la mañana del tercer alcanzamos Yakutsk y pocos días más tarde, cuando me concedieron el permiso militar, zarpé con destino Tiksi, en el Océano Glacial Ártico, navegacion sobrecogedora que me tomaria 6 dias con 5 noches.

18 -Rio Kaladan y rio Lay Myo (Myanmar), año 2012:

No fue fácil acceder a Mrauk-U (que UNESCO escribe como Myak-U). Primero volé desde Bangkok a Yangón, tras el cambio de aeropuerto compre un billete de avión a Sittwe, donde la Policía me registró en un libro de visitantes, pues esa zona es conflictiva por la tensión entre los budistas y los musulmanes, por ello no se permite llegar a Sittwe por tierra a los extranjeros.
Me acerqué al puerto de Sittwe sobre el río Kalandan y abordé durante 6 horas una barca hasta Mrauk-U. Llegué ya de noche a esa mítica ciudad.

Localicé un hotelito y tras depositar mi pequeña bolsa me desplacé a otro hotel vecino donde me encontré con un gran viajero estadounidense, Jeff Shea, con quien emprendería visitas diarias a los templos y monasterios budistas de los alrededores.
El Reino de Arakán era independiente hasta que fue invadido por los birmanos en el siglo XVIII. Las ruinas del antiguo palacio real se pueden hoy distinguir y quedaban justo enfrente de mi hotel.
Los tres días pasados con Jeff descubriendo ese lugar tan remoto e ignoto fueron memorables.

El primer día juntos lo empleamos en conocer los templos budistas principales de Mrauk-U, que son muchos, casi tantos como en Bagan, algunos de los cuales (como el Koe Thaung) albergan hasta 90.000 estatuas de Buda. El segundo viajamos por el río Lay Myo hasta el Estado Chin, fronterizo con India, para ver las mujeres con tatuajes en la cara, y el tercero viajamos al remoto monasterio Maha Muni (que significa Gran Sabiduría), que fue visitado por el propio Buda.

Fueron tres días saturados de impresiones y de aprendizaje sobre Budismo y etnografía que nos enriqueció la mente y el alma.
El cuarto día Jeff y yo nos separamos. Él aún viajaría al Estado de Kachin, en Myanmar, mientras que yo, al carecer del permiso militar para ese estado, me tuve que conformar con hacer desplazamientos alrededor de Yangón, a los monasterios budistas de Bago y Kyaiktiyo.

19 – Rio Musi (Indonesia), año 2013:

Viaje a Palembang, la capital del antiguo Reino de Sriwijaya, para estudiar las huellas de los viajeros chinos, y tambien monjes budistas, Jijing y Fa Xian. Durante tres dias recorri todos los templos y monasterios budistas, hasta que al final, en una mezquita dedicada al viajero, navegante y eunuco chino Cheng Ho, me dieron informacion sobre ellos y donde investigar mas. Ambos habian pasado mucho tiempo enm Palembang, que en el pasado era un importante centro de estudios budistas, solo inferior a la Universidad de Nalanda, en Bihar, India. Al dia siguiente viaje a la isla de Bangka. Mi hotel estaba junto al famoso puente Ampera, asi que de madrugada fui caminando a mi barco y durante unas 6 horas navegamos por el rio Musi hasta salir al mar. La travesia fue extraordinaria, y no solo por el bello paisaje selvatico; de todos los poblados de la jungla aparecian nativos jovenes nadando para pedirnos comida, juguetes, rupias u otros regalos. Los pasajeros disfrutaban lanzandoles cosas que ellos recogian con gran habilidad, algunos en el aire. Cuando alcanzamos el mar ya avistamos la isla de Bangka y a media tarde desembarcamos en ella.

El puente Ampera sobre el rio Musi, Palembang

20 – Rio Yenisei (Rusia), año 2018:

…………….